CASI 50 COSAS SOBRE MÍ

Cada vez que me pongo delante de una cámara me digo a mí misma: “Mamá, quiero ser artista”. No sé si es afán de protagonismo o que me vengo arriba con la luz, el foco… De niña siempre pecaba un poco de ser el centro de atención y con razón me decía mi madre: “Lo poco agrada y lo mucho enfada”. Por eso, con el deseo de agradaros y no enfadaros, ahí va mi presentación de la mejor forma que sé: hablando. Encantada de conocerte, a ti, que estás al otro lado. 

El Cuadrante II

La mayor ventaja es cómo te sientes tú, el maravilloso efecto que tiene en tu vida reordenar tus actividades según tu escala de valores y no según el incendio que toca apagar cada día. La sensación de vivir con sentido, de hacer cosas que merecen la pena.

Ante todo parto con una premisa: la teoría sobre la que se basa todo mi artículo NO es mía. No me la atribuyo, pero agradezco que exista porque ilumina muchas áreas de mi día a día, ¡y espero que después de haber leído esto también del vuestro! La conocí en uno de mis libros favoritos (y más life-changing, ahora lo llaman así) que se llama “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, de Stephen Covey. Ignoro también si la teoría es suya o él también la reutiliza para explicar más cosas.

La Teoría de los Cuadrantes explica que todo lo que hacemos se encasilla en uno de estos cuatro cuadrantes que podéis ver aquí:

Leer más

APUNTES LITERARIOS: A VUELTAS CON SAN PATRICIO

San Patricio, patrón del Irlanda, guardián del Purgatorio

¿Sabíais que San Patricio, cuya festividad celebramos hoy, además de patrón de Irlanda, es, según la tradición, guardián del Purgatorio? Hay toda una curiosa leyenda sobre esta cuestión, de la que se hace eco la Literatura Universal. Existe un antiguo poema francés del siglo XII, L’Espurgatoire Saint Patriz (El Purgatorio de San Patricio) que no es más que una traducción del Tractatus de Purgatorio Sancti Patricii, un texto latino escrito por H. De Saltrey, un monje cisterciense inglés. El Tractatus relata el viaje del caballero irlandés Owein al santuario de San Patricio en el Lago Derg (Loch Derg), donde viaja a través del Purgatorio y el Paraíso Terrenal. Una historia que, muy probablemente, conocía el gran Dante Alighieri y que le inspiró para el gran viaje alegórico emprendido junto al poeta Virgilio en su Divina Comedia.

También el maestro Shakespeare, en su Hamlet, nos recuerda la imagen de San Patricio como guardián del Purgatorio cuando el joven Hamlet explica, ante el espectro de su padre, que su condición de alma en pena revela que algo está sin resolver…

Leer más