Joyas de mi armario y mi drama con la vuelta al cole

¡Estoy de vuelta, amiguis!

Tras un verano recolectando ideas para el blog no se me ha ocurrido mejor forma para volver que contándoos el verdadero drama que hay detrás de la “vuelta al cole”… y mucho tiene que ver, una vez más, con lo que guardamos en los armarios…

Empezamos fuerte el curso, os enseño alguna joya de mi armario y de nuestro querido Amancio Ortega.

¿Existe alguna forma mejor de superar la crisis posvacacional que echándonos unas risas juntos?

 

 

Nesting and recycling

¡Nuevos palabros nos invaden! ¿Hasta dónde puede llegar la inventiva del ser humano? Sólo Dios lo sabe… De momento, lo único que yo sé, es que la RAE, va a tener que llamarme para la próxima revisión del diccionario…

Primeriza pringada

¡Hay que ver lo que en un año puede cambiarte la vida! Si, como yo, eres una recién estrenada mamá, no te pierdas este vídeo. No te va a servir para nada más que para echarte unas risas… Sí, porque quien se ríe de sí mismo, ¡tiene risas para rato!

¿Procrastinas? ¿Ein?

¿Te compraste la revista de moda, que trae de regalo la agenda, con el pensamiento “este año, gracias a esta agendita tan cuqui, me lo voy a organizar bien”? ¿Te haces mil listas que terminas perdiendo antes que cumpliendo? Hablamos de procrastinación. Sí, un palabro que lleva mil años en el diccionario pero que algún listo ha decidido sacar del armario. Procrasti ¿qué? Este mes he escuchado esta palabra tres veces. Va a ser que al diccionario también han llegado las tendencias e influencers…

ORDENA CON MARGA

Nuestra casa es mucho más que cuatro paredes, es el lugar donde más tiempo pasamos en nuestra vida. Por eso, en mi segundo vídeo os cuento cómo las teorías del orden de famosas gurús como Marie Kondo han cambiado mi vida, o mejor dicho, mis armarios.

 

CASI 50 COSAS SOBRE MÍ

Cada vez que me pongo delante de una cámara me digo a mí misma: “Mamá, quiero ser artista”. No sé si es afán de protagonismo o que me vengo arriba con la luz, el foco… De niña siempre pecaba un poco de ser el centro de atención y con razón me decía mi madre: “Lo poco agrada y lo mucho enfada”. Por eso, con el deseo de agradaros y no enfadaros, ahí va mi presentación de la mejor forma que sé: hablando. Encantada de conocerte, a ti, que estás al otro lado.